Ventajas de elegir un ramo de flores preservadas para tu boda

Las flores preservadas son flores naturales que gracias a una técnica de conservación mantienen su belleza y su frescura sin necesidad de ponerlas en agua o en lugares en los que reciban luz. En El Taller de Bagatela nos encanta crear complementos con esta técnica: tocados para novias e invitadas, prendidos porta alianzas, y también un ramo de flores preservadas.

Estos últimos los confeccionamos con mucho mimo para que nuestras novias puedan disfrutar de ellos durante mucho mucho tiempo…

 

Se pueden conservar para siempre

Este tipo de plantas y flores son muy fuertes y duraderas. Tan solo tienen que recibir un cuidado adecuado, lo que te permitirá disfrutar de su belleza durante meses y, en ocasiones, años. Además, conservarán su aspecto fresco durante mucho tiempo, al igual que el recuerdo de vuestro matrimonio.

Sirven como elemento decorativo

Gracias a la amplia variedad de flores que hay las posibilidades de darles otro uso distinto son infinitas. Por ejemplo, tal y como os recomendamos, podéis poner el ramo en un jarrón aunque no contenga agua. Servirá para adornar una estancia de tu casa u oficina, y conseguirás darle un toque de calidez. También es buena idea colgarlo de una pared, como si de un cuadro se tratase.

No necesitas encargarlo a última hora

Si hay algo que nunca puede faltar en una boda son las flores, tanto para decorar la iglesia o el lugar de la celebración, el banquete… Y por supuesto para el ramo de novia. Puedes elegir todos estos detalles con antelación y centrarte en otros asuntos de la boda. Incluso tenerlo en casa días antes de la boda sin miedo a que se estropee.

Se cuidan fácilmente

Al tratarse de una flor más duradera y resistente que las naturales, los cuidados son menos, aunque igual de importantes. Mantenlas en un lugar interior, evita la luz directa con el sol, quítale el polvo de vez en cuando… Y lo más importante, ¡no las riegues ni las pongas en agua!

Deja un comentario