Me declaro artesana

No soy una mediana ni pequeña empresa, ni siquiera mínima. No tengo planes de negocio ni me marco objetivos. No quiero crecer ni expandirme.

Solo soy una artesana que vive de lo que hacen sus manos. Si hubiera nacido en la Edad Media vendería en los mercados de los sábados y trabajaría en en mi taller el resto de la semana. Sí, los tiempos cambian y mi puesto del mercado hoy es Instagram, pero lo demás sigue igual.

Me gusta el trato cercano con cada una de las novias, hacer a cada una su tocado personalizado, que puedan seguir el proceso. Sí, en lugar de venir a mi pequeño taller de esa aldea medieval envío fotos por WhatsApp, pero la esencia es la misma.

Así que si a esto lo quieren llamar emprender, que lo llamen, pero yo, soy artesana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba